Mediación Cultural


padre-e-hijo.jpgLa investigación de Vygotsky incluyo el desarrollo del se humano y su relación con la comunicación interpersonal y la cultura. En estas, él observó que las funciones mentales superiores se elaboraban mediante las interacciones sociales con personas significativas para la vida del ser humano, particularmente esto ocurría con parientes, pero también podía suceder con otros adultos.
Mediante esas interacciones, el ser humano durante su desarrollo e inclusive en la edad adulta continúa aprendiendo patrones respecto al discurso, el lenguaje escrito y otros simbolismos que participaran en la construcción de significados y que además afectarán a la construcción de su propio conocimiento. Esta premisa de Vygotsky es denominada a menudo como mediación cultural, y explica como el conocimiento específico al que accede un ser humano mediante esa interacción con otras personas de su contexto y el entorno, también representa el conocimiento compartido de una cultura. Entonces, la transmisión y adquisición de conocimientos y patrones culturales es posible cuando de la interacción se llega a la internalización.

El proceso de internalización



"La historia del comportamiento del ser humano nace del entrelazamiento de ambas líneas. La historia del desarrollo de las funciones mentales superiores es imposible sin un estudio de su prehistoria, sus raíces biológicas, y su disposición orgánica" (Vygotsky, 1978, p. 46).
vigkkkk.png

Para comprender el desarrollo de las funciones psicológicas superiores, es necesario entender el fenómeno psíquico de internalización del sujeto, el cual consiste en la reconstrucción interna de una operación externa, a partir de las interrelaciones sociales (mediación cultural). Es decir, las interrelaciones sociales deben ser consideradas como parte del proceso de aprendizaje del ser humano.
La internalización cultural como proceso, consiste en que el ser humano reorganizará constante y continuamente toda la información y conductas que se evidencian en el ámbito sociocultural y que se manifiestan a través de su forma de actuar, proceder, pensar y el dominio propio. Vygostky la define como la Ley de la doble formación o Ley genética general del desarrollo cultural y además establece que este proceso representa la preservación, el desarrollo y la evolución de la sociedad de la cual, el ser humano, y en nuestro caso, el estudiante de la Educación Superior, formará parte activa.

En este orden de ideas, se resume que el proceso de internalización para la mediación cultural sucede de la siguiente manera:

  1. En el desarrollo cultural del individuo, toda función aparece dos veces, una a nivel social y más tarde la segunda a nivel individual.
  2. En el proceso de internalización, los instrumentos de mediación juegan un papel importante.
  3. Los instrumentos de mediación son creados y proporcionados por el medio sociocultural.
  4. El instrumento de mediación más importante, desde la perspectiva Vygotskiana, es el lenguaje oral, el escrito y el pensamiento.


En síntesis, en el marco de la teoría Vygotskiana los procesos de interiorización son creadores de la personalidad, de la conciencia individual y social. Son procesos fundamentales para el desarrollo de los procesos psicológicos superiores en el que participan los instrumentos de mediación, especialmente el lenguaje. Es por tanto, el precursor de nuevas funciones inter psicológicas, es la génesis de la zona de desarrollo próximo.


El rol del Docente
  • La mediación cultural contribuye a potenciar los recursos, personales y sociales, de que dispone la comunidad educativa, para atender aquellas necesidades que puedan generar conflicto o malestar entre sus miembros, por causa de las diferencias culturales.
  • Para ello, el mediador cultural ha de ayudar a los diferentes sectores de la comunidad educativa a lograr un mayor conocimiento mutuo que facilite su participación para el logro de unos resultados educativos óptimos.
  • Asimismo, ha de colaborar en la búsqueda del consenso en las normas que han de regir la convivencia pacífica en los centros docentes.
  • La mediación debe partir de la premisa de que el ser humano en cualquier etapa de su desarrollo es protagonista de su vida, como persona que posee dignidad, que merece respeto y consideración, y que es responsable y consciente de lo que hace y para qué lo hace.



Por tanto, el diálogo, el respeto, la empatía, la participación y el consenso son las claves de la mediación cultural, que para fines educativos, contribuirá con la construcción de significados del educando a través del reconocimiento de la autonomía, de las diferencias individuales, las características propias de la etapa de desarrollo de los individuos, el diálogo, la empatía, el respeto, el trabajo y reforzamiento de habilidades sociales, la flexibilidad, entre otras.